Imprimir

Adiós a una grande, adiós a Paquita Rico.

La actriz y cantante Paquita Rico  fallecía por causas naturales, cumplidos ya los 87 años y arropada por los suyos en el trianero hospital Infanta Luisa de Sevilla, el mismo en el que nacía el 13 de octubre de 1929.



Velada desde las 23.30 horas en el tanatorio SE—30 de Sevilla, su muerte supone el adiós a una de las actrices más importantes de la posguerra.

Treinta y un títulos llenan su filmografía, en la que destacan Debla, la Virgen Gitana, película por la que llegó a competir por el premio a la mejor actriz en el Festival de Cine de Cannes, una nueva versión de la comedia quinteriana MalvalocaSuspiros de TrianaViva lo imposibleLa TiranaLa viudita naviera… Por la publicidad que rodeó su estreno merece también citarse El balcón de la luna, donde compartió cartelera con sus grandes amigas Lola Flores y Carmen Sevilla. En 1958, interpretó a la Reina Mercedes en una de las películas más célebres del cine español, ‘Dónde vas Alfonso XII?’ convirtiéndose en una estrella de primera líneao. Tambien tenemos que mentar El Cid Cabreador, la última película de su carrera.

paquita-rico-en-donde-vas-alfonso-xii

Pero Paquita no se quedó solo en el cine, probó suerte como cantante tanto en España como en América. Incluso, cantó (a las mil maravillas) éxitos como El beso, Adiós marinero o No se va la paloma.

La multifacética cupletera colaboró incluso como tertuliana en la radio (ella fue una de las mujeres de Directamente Encarna, de la Cadena Cope de los 80) y se coló en la casa de los españoles a través de la serie de TVE Hostal Royal Manzanares en 1997.

La vida sentimental de Paquita Rico está teñida de luto y dolor, que le han seguido acompañando en sus recuerdos, en su corazón. Se casó en 1960 con un torero,Juan Ordóñez, miembro de una gran dinastía, pero que no triunfó en los ruedos y, de promesa como novillero pasó a peón en la cuadrilla de su hermano Antonio y luego en la de Victoriano Valencia.

Deprimido por su indecisión ante los toros, atormentado al sentirse, según él, poco menos que inútil, y creyéndose alimentado por su mujer, que era la que llevaba el dinero a casa en una época en la que él se había dado a la bebida y al juego, optó por quitarse la vida. La prensa no publicó nada al respecto. Se tomó un frasco de barbitúricos, aunque no murió acto seguido. Ya en la clínica sevillana, agonizando, acudió Paquita desde Madrid, presa de una comprensible agitación, para despedirse de él. Era el 24 de enero de 1965.

Al funeral, muy conmovido, acudió por cierto Orson Welles que estrechó entre sus manos las de una enlutada, dolorida Paquita Rico, cubierta con un velo y gafas oscuras.

El finado dejó tres cartas manuscritas, una para el juez, otra para su familia y la tercera para la apenadísima Paquita Rico. Carta que ella me enseñó un día, con las letras de tinta casi borradas del llanto continuo cada vez que la leía, y en la que le pedía perdón, declarándole su amor eterno.

Ocho años después volvió a encontrar el amor en el empresario canario, con quien compartió su vida hasta 2002, año en el que murió.
No tuvo hijos pero sí una larga y extensa familia. Familiares de los que te tocan y de los que se eligen, siendo sus amigos sus grandes apoyos hasta el último de sus días.

Hoy, centenares de mensajes están llenando las redes sociales de estrofas de la canción “María de las Mercedes”  para despedir a la que fue la señora de la copla y reina María de las Mercedes. 




 
 

8madrid TV  es el primer canal de cine español en la Comunidad de Madrid

8madrid TV en Redes Sociales